3 comentarios

Tercera Sesión del EEL: BS 2012 II – La Universidad Desarrollista y la Radicalización Sesentista. Caso México del 68.

Historia del Movimiento Estudiantil en América Latina – Espacio Estudiantil Libertario Beatriz Sandoval (Ponencia # 2, Sergio)

 La universidad desarrollista y radicalización sesentista: CASO MÉXICO DEL 68

SITUACIÓN INTERNACIONAL DE MÉXICO DEL 68

El movimiento estudiantil en la década de los sesenta tuvo  diversas incursiones en varios países, por lo que la radicalización de los sesenta se dio principalmente en el Cordobazo en Argentina, la parálisis de la sociedad uruguaya, y el caso particular con las prolíficas manifestaciones en México de 1968, cuyo agente “protagónico” fue el estudiantado.

Entre los desenvolvimientos históricos de la época, dentro los cuales se enmarcan México del 68, cabe también resaltar en la región centroamericana, apenas 9 años antes, el triunfo de la revolución cubana y el influjo que provocó en estudiantes y profesores entusiasmados, intelectuales pequeñoburgueses en general, se enfilaran a las filas de guerrillas foquistas y la pasión desbordada por realizar cambios en sus propios países –entre ellos, algunos sectores de la comunidad universitaria de México, como veremos se alistarían a las guerrillas de Lucio Cabañas, entre muchas otras, incluso de los espacios universitarios públicos de Colombia con jóvenes reclutados voluntariamente a las guerrillas ultra izquierdistas, en sentido crítico leninista, como los foquistas, FARC-EP y ELN–;  el mayo del 68 francés en el continente europeo, en el que miles de estudiantes universitarios, junto algunos sindicatos y el combativo y huelguístico contingente de 10 millones de proletariados franceses, propendían a la deposición del  gobierno de decenio del golpista Gualle y crear una situación revolucionaria a expensas del traidor y reaccionario partido stalinista, PCF[2], tanto la burocracia sindical[3]; el escenario de la post-guerra mundial y el concurso de la guerra fría entre el bloque socialista de la URSS junto a China –aunque tengan diferencias políticas pues ésta la acusa de ´revisionismo soviético´ y se dé un paso más adelante en el terreno de las ideas con la claridad y análisis conceptual de la IV Internacional comunista, a la cabeza de los sucesores ortodoxos de León Trotsky, en el desarrollo desplegado de la confirmación histórica de la teoría de su maestro, 20 años atrás, la del ´termidor soviético´– frente a la reacción capitalista de US y los países imperialistas occidentales junto a los partidos stalinistas que capitulan a los gobiernos así como la lucha de las masas contra los aparatos stalinistas; los estados satélites y aliados no neutrales respectivos de ambos “bloques”,  repercutien profundamente en las relaciones internacionales y la geopolítica en América Latina con la doctrina de la ´amenaza comunista´ –por ejemplo, la injerencia de la CIA en México en los 60 y el plan de Alianza para el Progreso para nuestro continente–, incluida Asia con el desarrollo de la guerra de liberación nacional vietnamita y el terreno favorable para la lucha armada antiimperialista y de los pueblos oprimidos en dicha década, donde fueron innumerables los casos.

Es bajo este panorama profundamente convulsionado que la radicalización de los sesenta se instala una vez más en México, después de haberse gestado una de las primeras revoluciones democráticas del siglo XX, la revolución mexicana. Sergio Zermeño, nombra los acontecimientos estudiantiles nacionales –si es que cabe llamársele siquiera así; ya que los agentes sociales son variados– o el “ambiente inmediato” de México del 68 que, a mi juicio, se puede “clasificar” en las siguientes etapas de muy corta duración, descritas con brevedad:

 

  • PRIMERA ETAPA[4]: El inicio del México del 68 es fruto de una “riña” estudiantes de dos universidades, y la subsiguiente excusa de intervención de los granaderos (policía de México) y ejército en el Instituto Politécnico Nacional (IPN) entre el 20 y 30 julio, deteniendo a varios estudiantes, causando muertos y lesiones a muchos de ellos. En efecto, la situación del país está en tensión alta, debido al gobierno represivo de Díaz Ordaz (1964-70). En respuesta a esto, los estudiantes, congregados en su mayoría en la Federación Nacional de  Estudiantes Técnicos (FNET), convoca una gran manifestación de masas; paralela a ella, la Confederación Nacional de Estudiantes Democráticos (CNED) realiza un mitin masivo en la Plaza del Zócalo o de la Constitución en conmemoración de la rev. cubana. Esta confederación está dirigida por los sectores estudiantiles avanzados, es decir, la Juventud Comunista adherida al partido stalinista de oposición, el Partido Comunista Mexicano, en efecto, 5.000 estudiantes de la Fnet se unen al proceso en la Plaza, convocado por los comunistas.  Posteriormente las fuerzas estatales reprimen la manifestación y desalojan el mitin de la Plaza, a la par que allanan el órgano comunicativo de masas del Pcm, La Voz de México, deteniendo a varios de sus miembros y destruyendo el local; paralelo a esto, los estudiantes toman la UNAM, produciendo violentos choques y su ulterior desalojo, después de que los militares derribaran la puerta principal con una bazuca generando más y más detenidos, muertos y lesionados de diversa índole.
  • SEGUNDA ETAPA[5]: se inicia el 1 de agosto a octubre,  con el Pliego de demandas unificada del estudiantado al gobierno de Ordaz, con base en la coyuntura del momento, entre las que se encuentran: la destitución de miembros del ejército, la reparación a las víctimas o indemnización a los muertos, excarcelación de los presos estudiantiles, exigencia de un nuevo reglamento normativo de incursión de la fuerza pública en las Universidades garantizando la autonomía universitaria. Este pliego es respaldado por el rector de la Unam, por lo cual se realiza otra manifestación de masas, también con el apoyo de  docentes (Comité de Profesores Pro Libertades Democráticas), de sindicatos clasistas en contra de la estructura “charra” de los sindicatos oficiales-burocráticos, emergiendo el Movimiento Revolución del Magisterio y otros como los petroleros (ver registro fotográfico), incluso las universidades privadas al decretarse paro académico. Son constantes las asambleas de base y organización delegada en el Comité Nacional de Huelga, además, se rebautiza un auditorio de la Unam con el nombre ´Che Guevara´ –en ese entonces un ídolo referencial foquista y mártir internacionalista por su actuación positiva en Cuba y desafortunada en el Congo y Bolivia– y finalmente se convoca una nueva manifestación de masas en la Plaza Zócalo el 13 de agosto, con 150.000 personas, en su mayoría estudiantes de públicas y privadas, pero también trabajadores docentes y obreros urbanos, incluso artistas (Asamblea de Escritores y Artistas); en respuesta a ello, los tanques de las fuerzas estatales arremeten contra las fuerzas sociales, dispersando la manifestación y aclimatando una mayor tragedia.
  • TERCERA ETAPA[6]: es la culminación práctica del fugaz movimiento estudiantil con la Masacre en la Plaza de las Tres Culturas en octubre del 68, hasta, por lo menos, se puede hacer extensivo, a una nueva matanza de los estudiantes en el 71, en el gobierno del ascendido Echeverría. La congregación en dicha plaza fue barrida por un plan militar de las fuerzas estatales, en las que se contaba –infiltrados– (Batallón Olimpia, con distintivos como el pañuelo blanco en la mano), las luces de bengala lanzadas desde un helicóptero que monitoreaba la plaza, produciendo de inmediato una balacera de infiltrados, francotiradores, militares, apoyo de previo de la CIA con personajes como Winston Scot, Garcia Rey, Miguel Nazar, contra el pueblo allí congregado y hechos represivos pasados, produciendo una de las más sangrientas masacres, crímenes de Estado, en la historia de México y con niveles de impunidad graves. Según declaraciones gubernamentales de Ordaz y Cia, falaces e incluso de justificación moral sin ningún peso jurídico, serían 30 muertos, aunque recientes estudios criminológicos apuntan a cifras superiores a los 200; 10 días después, la táctica de fachada del gobierno salió a flote al inaugurarse los Juegos Olímpicos de México.

CONSIDERACIONES SINTÉTICAS

Cabe recordar que, más allá del pliego coyuntural del estudiantado, los hechos de México de 68 se produjeron por el descontento generalizado en las Universidades, de sectores obreros de las ciudades y de los servicios, al igual que otros sectores populares sumados a la rebeldía estudiantil contra el gobierno represor y autoritario de Díaz Ordaz, –más no como apuntan los movimientistas, quienes dan prelación intencional al ´mov. estudiantil´ y al ´voluntarismo´ estudiantil, con mayúsculas históricas– por lo que sus exigencias apuntaban a las garantías a las libertades civiles en la modernización burguesa tardía del Estado mexicano tales como la libre asociación, autonomía universitaria, libre protesta “ciudadana”, además de una mayor participación democrática, incluso aumento de salarios, esto a pesar de la apuesta revolucionaria, el carácter permanente a las consignas de los sectores más avanzados como los jóvenes comunistas mexicanos del partido stalinista, la Confederación, y Comité Nacional de Huelga por radicalizar el proceso. Las conclusiones de Zermeño son clarividentes: “en el movimiento estudiantil de 68 predominó la concepción democrático–liberal, la crítica al Estado fuerte proveniente de los sectores mejores integrados al desarrollo capitalista moderno”[7], pues, aunque también se diera la participación de obreros industriales, trabajadores asalariados docentes y medios, artistas y sectores progresistas, sus banderas directivas serían reinvindicaciones democráticas, más no ´reinvindicaciones transitorias´[8], permanentes, debido, entre otras cosas, a la composición de clase y subjetividad política de grandes porciones pequeñoburguesas del estudiantado mexicano, también a los errores de las juventudes y el mismo partido stalinista (PCM) (los mismos que aplaudieron y coadyuvaron al asesinato del revolucionario Trotsky mostrando su carácter servil al Komintern burocratizado), sin lograrse concretar siquiera la revolución liberal modernizada que apuntaba el programa estudiantil.

Es lícito preguntar a estas alturas: ¿Cuál es la importancia, trascendencia actual, pero sobre todo, las lecciones políticas de México del 68 que nos sirven para nuestro conflicto de clases sociales nacional (Colombia), regional, internacional, en los que estamos involucrados los hijos de la clase trabajadora, la juventud proveniente de la clase media endeudada y precaria, con futuro inestable en el mercado laboral y en el bienestar actual, incluso la minoría política activa de condición acomodada y, por lo tanto, instruida y «consciente» en las organizaciones de izquierda, en pugna con el gobierno en manos de la burguesía y la cooperación funcional de los agentes directivos, imperialistas y nacionales, a sus planes, en las Universidades, sean estas privadas o públicas, también en las distintas Empresas y esferas estratégicas de la economía y los poderes públicos? ¿Para qué carajos le sirve  al mov., estudiantil colombiano saber los sucesos de México del 68?  Veamos las 4 razones básicas.

                        I.          El Plan de autodefensa de masas y seguridad. Es evidente que la fugaz actuación, el corto vuelo y la derrota temprana del movimiento antigobernista de México del 68, su programa como tal, se debió al espionaje, infiltración y ataque de la Fuerza Pública al hacer usanza de la táctica militar de emboscada y encerramiento en la Plaza de las Tres Culturas y sus alrededores a los manifestantes allí presentes, en su mayoría estudiantes, así como el seguimiento a anteriores protestas y asambleas universitarias. El movimiento de los estudiantes, docentes obreros y precarios, los partidos revolucionarios dirigentes, sectores populares y la clase obrera como tal, en periodos de auge de manifestaciones e inestabilidad política gubernativa, deben ser cautos y tener un plan práctico y eficaz para identificar agentes infiltrados, denunciarlos, expulsarlos, impedir su intromisión, en marchas y asambleas, etc. Del mismo modo, ante una situación de peligro como una manifestación y hechos precedentes de brutalidad de las fuerzas represivas del Estado más allá de los límites de la constitución burguesa, incluso si los periodos son “pacíficos”, se deben conformar con anterioridad un Comité de seguridad, de tal manera que pueda haber rutas de evacuación, con las posibles vías de escape de la zona, y no se cerque y se dé una emboscada, se esté en comunicación permanente sobre alguna persona sospechosa o hecho peligroso, se puedan llamar a organismos de defensa de derechos humanos con presencia en las manifestaciones, de apoyo médico interno y externo, de los medios y su labor de denuncia, de defensa de masas frente a la represión violenta de la Fuerza Pública, etc. Es un hecho bien sabido que lo que México fue el Batallón Olimpia y la CIA, con sus trajes de civil, armas y distintivos de pañuelo, ¡incluso indumentaria y carteles estudiantiles!, en las labores de infiltración, son lo equivalente a lo que aquí en Colombia conocemos como ´tiras´, bien sea agentes de la política, el ejército o bien sea paracos sin indumentaria reconocible y haciéndose pasar como uno más de la comunidad y del movimiento, estos desean recolectar información para judicialización o seguimiento para frustración de planes, rompehuelgas, etc. El DAS, los informantes en las universidades en la era Uribe, los marchantes policías en las protestas estudiantiles de 2011 y las actuales protestas, así como la Masacre y desalojo de 1984 en la Universidad Nacional en que estuvieron involucrados el GOES (Grupo de Operaciones Especiales), las actuaciones represivas contra el movimiento de masas en el actual gobierno Santos, las tácticas y organismos de defensa como la Guardia Indígena en el Cauca, los actuales estudiantes presos (Carlos Lugo, Omar Marín, Jorge Eliecer…), los  estudiantes muertos (Nicolás Neira, Johnny Silva, Oscar Salas, Chucho León, Beatriz Sandoval), las dictaduras de los gorilas en América latina, etc, etc, muestran la necesidad apremiante del Cómite de seguridad con tares múltiples, de carácter operativo, en periodos pacíficos o violentos, más, en periodos revolucionarios, es indispensable el Plan Militar y de Armamiento de la clase obrera y los demás sectores populares aliados, en las dinámicas permanentes de revolución-contrarrevolución y conquista del Estado. Este Comité, de plan de defensa y seguridad no es, de ningún modo equiparable a las tácticas de los ´grupos clandestinos o capuchos´ de las Universidades Públicas, sus dinámicas insurreccionalistas,  ultraizquierdistas y ´pro-foquistas´, ya que son alejadas de los organismos de desición de masas y de las acciones masivas de masas y, por lo demás, están altamente desprestigiados en el periodo actual, por sus métodos ineficaces de acción, sus obstáculos y efectos negativos de todo tipo, pero principalmente, por la efectividad de los métodos de la MANE.

                      II.          El programa unificado de lucha y de unidad de acción. En México del 68 y, como vimos, en las dos primeras etapas, el impulso programático fue, sin lugar a dudas, de los estudiantes, su agencia. Más tarde, se sumarían los trabajadores con sus reinvindicaciones. Como ya mencionábamos, dichas reinvindicaciones serían democráticas, de dos tipos, libertades democráticas y mejoras laborales. Tanto en México como en la Francia de la época sesentista tuvieron  defectos de coordinación de luchas y más precisamente, de la alianza obrero-campesina-estudiantil[8]. Por ello es menester que el Pliego de demandas, programa mínimo, como quiera llamársele, no sea aislado y gremial, sino solidario y unificado, de modo frontal en los métodos de presión y chantaje cuando se negocie con el Gobierno de la burguesía. Por otro lado, ante hechos como el desalojo violento de la UNAM, la Masacre de la Plaza de las Tres Culturas del 68, la del 71, la clase obrera y los demás sectores mostraron su indignación, descontento y solidaridad, sumándose a la lucha. En Colombia, con las actuales protestas de todos los sectores productivos y de servicios (magisterial, minero, cafetero, campesino, etc), los estudiantes deben convocar mitines y acciones de solidaridad de todo tipo, pero sobre todo, tener una sincronía de sus luchas con las de la clase obrera y los sectores medios empobrecidos, haciendo un Paro Nacional o Jornadas de movilización unificadas, en cuanto a fechas, ciudades, puntos y demandas, para así concretar la acción unificada y el programa unificado permanente, de la MANE, la marcha del 29 de agosto, las Centrales Obreras y los Movimientos secundaristas y universitarios. El partido revolucionario, en general, debe dirigir, participar y coordinar dichas luchas para no caer dichos acontecimientos en el apoliticismo de masas bajo la política tradeunista, el espontaneismo de los movimientos y, sobre todo, la demagogia de las direcciones reformistas, que tanto proliferan en este país.

                   III.               Lucha ideológica y jurídica frente al terrorismo y crímenes de Estado. Toda derrota pasada del movimiento puede convertirse en una victoria futura. Las masacres de los estudiantes en la Plaza, las desapariciones y muertes masivas en México del 68 se usaron en medidas de proporción con el objetivo de: a) identificar la responsabilidad del Estado, b) exigir el castigo penal de los responsables, la reparación (por ejemplo, a través de los monumentos), y c) para desprestigiar masivamente al gobierno y su fuerza pública, a nivel nacional e internacional. La clase obrera y los sectores populares oprimidos y semiexplotados, entre ellos, los estudiantes, deben aprender de los casos de las hermanas naciones para impulsar acciones concretas en su territorialidad nacional, por esto, las masas deben conocer por todos los medios de difusión y en todos los espacios, los hechos atroces y violaciones de las ´libertades civiles ´ (¡de las que tanto se ufana!) el Estado democrático-burgués, capitalista. En Colombia, donde hay 4 mil sindicalistas asesinados, miles de atentados contra dirigentes y bases de la oposición política, presos políticos, actualmente la Fuerza Pública asesinó 4 campesinos catatumberos, etcétera, etcétera, se deben impulsar campañas de educación, de agitación y propaganda, también de alianzas con asociaciones de abogados, de derechos humanos, comprometidos con el movimiento, uno, para concientizar a las masas en la esfera pública y los mismos estudiantes de las garras de la reproducción ideológica de la burguesía tales como la amnesia colectiva, la desinformación y tervigerzación interpretativa, peor aún,  la apatía en las universidades y colegios, el otro, para ganar la batalla jurídica y la verdad histórica de la violación de derechos humanos mediante la práctica política del movimiento de víctimas y la memoria colectiva, la movilización de los ciudadanos formales o más bien, materialmente, de los estudiantes de distintas clases, obreros de sectores y campesinos de diversas condiciones en la defensa de sus derechos y de denuncia permanente de los crimenes del Estado colombiano y otros estados capitalistas en el mundo, sin que estos queden impunes.

                   IV.          Cualificación y educación popular. Nuestro laboratorio es la historia humana. No sólo México del 68, también el de los 90´s y más recientemente, el de protesta contra Peña Nieto, la corrupción política e imparcialidad mediática del país mexicano, por poner un ejemplo. Los estudiantes y docentes, a lo sumo, los sectores impulsores del movimiento estudiantil deben informarse del desenvolvimiento actual  de la lucha de clases sociales en otros países como Chile, en la arena internacional europea en el nuevo siglo, su temporalidad histórica, sus métodos y su programa, así como los movimientos sociales, sin obviar los partidos revolucionarios y reformatorios actuantes, todo en aras de la práctica política. Si pregonamos una indiferencia por la teoría, caemos en el abismo del practicidad vulgar y derrotista, donde cometeremos muchos errores en lo agencial. Si sobreestimamos el papel de la teoría y nos encerramos en conductas academicistas intrauniversitarias y en el ícono del filósofo especulativo o el intelectual de torre de marfil, nos alejaremos de la sociedad, de sus luchas, ¡de la vida misma! Ambas posturas son moralmente reprobables desde el punto de vista de la simple ciudadanía. Por esto, es necesario ligar  la teoría y la práctica en el estudio de la historia del movimiento estudiantil y obrero, sus teorías explicativas filosófico–políticas y sociológicas, para que de este modo la educación popular en barrios, aulas universitarias, colegios, escuelas sindicales, y la cualificación de sectores no sea un fin en sí, sino una herramienta para la organización y movilización, palabras más, palabras menos, para la lucha política permanente y la conquista del poder por la clase obrera con la ayuda de sus aliados, entre ellos, los estudiantes, en la revolución permanente[10] de los países semicoloniales como Colombia, de América Latina y en las naciones imperialistas.

Bibliografía

Brecht, B. Galileo Galileo. Editorial Esquilo. Bogotá, Colombia. 1994.

GSI. La actualidad de Mayo 1968. Consultado el día 7 de agosto de 2013, del sitio web: http://www.izquierdacomunista.cl/images/Archivos/Periodico/Mayo68.pdf

Mendoza, C. Tlatelolco: las claves de la masacre. Consultado el 9 de mayo de 2013, del sitio web: http://www.youtube.com/watch?v=syx1WP6BKfA

Nieto, A; Monedero, C. Ideología y psicología del movimiento estudiantil. Editorial Ariel. Barcelona, México. 1977.

PCR. La situación del movimiento estudiantil y las tareas del partido comunista revolucionario. Industria Impresora Bío-Bío. Santiago, Chile.  1971.

Trotsky, L. El programa de transición. Consultado el día 7 de agosto de 2013, del sitio web: http://www.marxists.org/espanol/trotsky/1938/prog-trans.htm

Zermeño, S. México: UNA DEMOCRACIA UTÓPICA, EL MOVIMIENTO ESTUDIANTIL DEL 68. Consultado el 9 de mayo de 2013 del sitio web: http://books.google.com.co/books?id=nKAjGKGOWqgC&printsec=frontcover&hl=es&source=gbs_ge_summary_r&cad=0#v=onepage&q&f=false

[1] Brecht, B. Galileo Galilei. P, 58.

[2] Con respecto a la radicalización revolucionaria de la época sesentista en la que intervienen miles  de estudiantes europeos y trabajadores, en especial, los franceses, señala Alejandro Nieto: “La ideología del capitalismo avanzado sigue atacando al comunismo [se refiere, a los Estados obreros] sin percatarse de que el enemigo ya no [solamente] está allí, sino mucho más a la izquierda, puesto que los partidos comunistas occidentales se han corrido a la derecha y se han convertido reformistas (…)  La explosión revolucionaria estudiantil (…) es el resultado de una toma de conciencia de un doble naufragio: los estudiantes viven entre las ruinas de un sistema capitalista supermaduro (que no puede ocultar las contradicciones de su opulencia material), pero no encuentran solución ya en un sistema socialista, cuya fórmula tradicional [o auténtica] se encuentra arruinada por el comunismo stalinista [!vaya oxímoron del señor Nieto!] y neostalinista  (…) ni pueden contar con la alternativa de los partidos revolucionarios, ya que estos se han convertido en simples reformistas de oportunismo más o menos descarado (…) La comunidad ideológica se apoya en un doble repudio que caracteriza al movimiento estudiantil de los países del capitalismo avanzado: repudio del sistema capitalista, en que se mueve, y repudio de alternativa comunista neostalinista [¿?], que le ofrecen los partidos oficialmente revolucionarios” P, 15-16, 19.

En el plano concreto del partido stalinista francés (PCF), el GCI (francés),  parte de Lit-ci para el 2008, en su texto La actualidad de mayo del 68, señala el carácter de limitación y retroceso que el PC hace al movimiento huelguístico; el sindicato  CGT,  en los que hay muchos cuadros del PCF, propenden a una negociación de reinvindicaciones con la promesa de que cesen las huelgas y se eche por la borda el doble poder; cuando las masas estudiantiles y obreras gritan: ¡”10 años, basta ya! ¡”Fuera De Gaulle!”, el PCF lanza la consigna de “Gobierno Popular” haciéndole el juego a la táctica contenedora De Gaulle, al convocar elecciones anticipadas, disolver la Asamblea, para que todo volviera a la normalidad y la situación revolucionaria la traicionara la dirección stalinista. P, 4-7.

[4] Zermeño, S. México: UNA DEMOCRACIA UTÓPICA, EL MOVIMIENTO ESTUDIANTIL DEL 68. p, 11-14.

[5] Ibid. 14-20.

[6] Ver documental investigativo “Tlatelolco: las claves de la masacre” (2003) dirigido por Carlos Mendoza.

[7] Zermeño, S. México: UNA DEMOCRACIA UTÓPICA, EL MOVIMIENTO ESTUDIANTIL DEL 68. p, 2.

[8] “Es preciso ayudar a la masa, en el proceso de la lucha, a encontrar el puente entre sus reivindicaciones actuales y el programa de la revolución socialista. Este puente debe consistir en un sistema de reivindicaciones transitorias, partiendo de las condiciones actuales y de la conciencia actual de amplias capas de la clase obrera a una sola y misma conclusión: la conquista del poder por el proletariado.  (…) Entre el programa máximo y el programa mínimo no existía puente alguno. La social-democracia no tenía necesidad de ese puente, porque sólo hablaba de socialismo los días de fiesta”. Consultado el 7 de agosto de 2013, del sitio web: http://www.marxists.org/espanol/trotsky/1938/prog-trans.htm

[9] 2 años previos al Golpe de Estado del imperialismo y la burguesía chilena al partido stalinista reformista de Allende (PCCh) y la Unidad Popular en los 70, el PCR escindido, sostenía: “somos conscientes que el futuro revolucionario del movimiento estudiantil depende de la unión de este con las luchas del pueblo. De lo que ahora se trata es que los estudiantes tengan como centro de trabajo en su frente, con el objetivo de unir a las amplias masas estudiantiles con el pueblo y sus luchas. Debemos cuidarnos de caer en el otro extremo ahora y aislar a los estudiantes. Debemos fomentar la unidad obrero-campesina-estudiantil y levantar los Departamentos de los centros de alumnos que cumplan estas funciones”. P, 21-22.

[10] Prescindiendo de la disputa estratégica con el esquema maoísta de Nueva Democracia por el de la revolución permanente, el PCR acierta parcialmente al señalar que: “los estudiantes son una poderosa fuerza social, que el proletariado debe tener como aliado en la lucha por conquistar el poder. La solución definitiva de los problemas que tienen los estudiantes, está estrechamente ligada a la lucha del proletariado y de todo el pueblo, por terminar la explotación y conquistar el poder (…) Ganar a los estudiantes para la línea proletaria tiene desisivo importancia, tanto para lograr la conquista del poder, como para consolidarlo, evitando que el movimiento estudiantil se transforme en un freno a la revolución”. P, 37, 38.

 

Anuncios

3 comentarios el “Tercera Sesión del EEL: BS 2012 II – La Universidad Desarrollista y la Radicalización Sesentista. Caso México del 68.

  1. Hola compas.

    Les sugiero que subian las demás relatorias o ponencias del Seminario. También para agradecerles, estuvo bueno.

    Hice una mejora y ampliación de esta ponencia, añadiendo 4 razones o reflexiones útiles de táctica política, contextualizadas, sobre por qué es importante que el mov., estudiantil colombiano sepa y aprenda de los sucesos de México del 68. Solicitaría que la cambiaran por esta ponencia corregido (prescindiendo de las ´palabras previas´), es mucho más enriquecedero, creo yo.

    ESTE ES EL LINK: http://sergestusch.weebly.com/1/post/2013/08/universidad-desarrollista-y-radicalidad-de-los-sesenta-mxico-del-68.html

    Gracias!

    • Hola compa,

      Gracias por enviar tu ponencia ampliada, estamos en la labor de recopilar las ponencias y relatorías y así poder sacar una cartilla.

      Del mismo modo, te hacemos la invitación para que asistas al EEL BS de este semestre que estará cargado de nuevas temáticas muy acordes con las coyunturas mundiales. Pronto estaremos sacando la publicidad.

      De nuevo muy chévere que nos acompañaste el semestre pasado y te esperamos en este nuevo Espacio Estudiantil.

      Abrazos

  2. Claro compa, precisamente estamos trabajando en realizar una cartilla con el acumulado del Espacio, esperamos poder realizar tambien uno nuevo este semestre para que estes pendiente. Vamos entonces a actualizar la ponencia, gracias por el aporte Sergio, un fuerte abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: