Deja un comentario

¡Que nadie te diga hasta donde llegan las libertades!

Sobre la marcha del 30 de Junio del 2013

Más que una marcha, hoy estamos en un encuentro de ideas, pensamientos y sentires corporales que trasgreden las ideas vagas y morales de la sexualidad, el sexo, la salud y el amor fraterno, es combatir aquellas reglas escrupulosas que nos han convertido en seres biopolíticamente asignados como fichas del juego en un entramado político, económico, moralmente injusto y de exclusión. Nos han obligado a ser esclavas martirizadas por el tiempo a través de la doctrina episcopal, la familia y la propiedad privada, mediada por mecanismos de encausamiento pertenecientes a las instituciones formales en cada segundo de nuestras vidas durante cientos de décadas.

Imagen

Es importante que rescatemos todas aquellas banderas que hoy se levantan para conmemorar esta movilización que tiene ya 17 años de trascendencia, que si bien es cierto que progresivamente se ha intentado que responda a una reducida concepción de la libertad bajo el amparo del Estado, no por ello dejan de ser importantes los esfuerzos de todas aquellas que buscan la plena autodeterminación.

Se debe tener en cuenta que cada vez es más constante y aguda la discriminación, segregación y desprecio que sufren en Colombia las personas LGBTI no solo por parte de entes políticos que degradan el movimiento, sino también a través de la desinformación generalizada que se propaga en todos los ámbitos sociales. Por esta razón, creemos en la necesidad de no escatimar esfuerzos que contribuyan a que nuestras sensaciones, sentires y acciones que emanan desde lo más profundo de nosotras puedan volar sin ningún tipo de restricción, sin embargo, no debemos perder de vista que no somos las únicas marginadas, a nuestro alrededor tenemos campesinas, indígenas, trabajadoras, estudiantes y un gran etcétera de personas que son excluidas diariamente por pensar y ser diferentes en este país.

Entendemos el carácter legalista que algunas veces adquieren estas reivindicaciones, porque se trata de apelar a condiciones concretas que deben afrontar en Colombia, donde se les llega a considerar como seres de segunda o tercera categoría negándoles algunas de las más mínimas condiciones para el desarrollo como personas. No obstante, nuestra invitación es a desbordar el marco de la aceptación ya sea del Estado, la iglesia o cualquier institución que como se ha demostrado históricamente nos restringen a cumplir unos roles determinados para la reproducción del orden social vigente, por lo tanto, es necesario hacer de las libertades ejercicios cotidianos, y no por el contrario, cualidades que se otorgan. Para su realización es conveniente superar las particularidades de esta lucha, y articularlas con las de otros sectores sociales, para que así codo a codo vayamos construyendo una sociedad mucho más fraterna donde quepan todos los colores; de nuestra parte, hoy alzamos las banderas junto a ustedes y esperamos que así mismo nos acompañen en esta incesante búsqueda de la libertad para todas.

Grupo Estudiantil Anarquista (GeA)

* El presente artículo se encuentra escrito en femenino, pues aludimos al término “persona” en vez de “hombre”, vinculado históricamente con la cultura machista y patriarcal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: