1 comentario

DECLARACIÓN DEL GRUPO ESTUDIANTIL ANARQUISTA FRENTE A LA COYUNTURA ELECTORAL

ImagenEste domingo 9 de marzo se cumplirá la jornada electoral donde se impondrá el congreso nacional, las representantes al parlamento andino y la pre-consulta de la Alianza Verde. De igual manera, la atmósfera de esta coyuntura irá calentado motores para las elecciones presidenciales del próximo 18 de Mayo. En las últimas semanas las calles y campos han estado invadidos por la publicidad política y los constantes eventos donde se pretende vender la mejor propuesta electoral, por otro lado, los medios masivos de comunicación han contribuido a masificar este escenario con el ya conocido despliegue mediático de sus aparatajes con ayuda de ciertas novedades frente al acceso a la información en tiempo real con la implementación de nuevas plataformas tecnológicas. Según las últimas encuestas de estos medios, señalan como grandes vencedores para el senado al ultraderechista partido Centro Democrático, dirigido por la cabeza de lista al ex presidente Álvaro Uribe Vélez, y por otro lado, al Voto en Blanco, repartiéndose gran parte de resto del porcentaje entre los partidos Liberal, de la U, Polo Democrático Alternativo, Conservador y Cambio Radical.

La coyuntura política que vive el país también ha estado marcada por la escala de movilizaciones que se ha venido presentado los últimos años y que alcanzaría un momento histórico el año pasado durante el desarrollo de los paros sectoriales y regionales como lo fueron el cafetero, el del Catatumbo, el de Arauca, entre otros, que confluirían en el gran Paro Nacional Agrario y Popular cristalizando gran parte de las demandas de los movimientos en lucha. El fin de casi un mes y medio de agitada protesta social que se saldo con 12 muertas, cientos de heridas y presas, así como una violenta arremetida de las fuerzas reaccionarias del país contra activistas y organizaciones participes de las movilizaciones. A su vez, trajo un nuevo escenario enmarcado dentro del año electoral que corresponde al 2014: diferentes dirigentes campesinos darán el salto al lanzarse a candidaturas, así como algunas organizaciones sociales y políticas que impulsaron las protestas el año anterior han optado por decantar gran parte de su potencial de acción en la conquista de escaños parlamentarios.

Los diálogos de paz, los escándalos de corrupción al interior de las fuerzas militares, las políticas agrarias y sociales, así como otros elementos de discusión y debate han alimentado la agenda programática de las diferentes tendencias políticas electorales: la ultraderecha organizada en torno a la figura de caudillo Uribe; el pacto de gran parte de la oligarquía de la “Unidad Nacional” con propuestas más o menos similares; las posiciones que van entre la centro izquierda y la derecha aglutinadas en el partido Verde ahora fusionado con el socialdemócrata partido “Progresistas” en la “Alianza Verde”, sumados a plataformas políticas de izquierda como la histórica “Unión Patriótica” impulsada principalmente por el Partido Comunista, o “País Común”; finalmente el “Polo Democrático Alternativo”, con menor fuerza que en años anteriores. Un actor que siempre ha existido en las coyunturas electorales pero que hoy salta por su potencial es el Voto en Blanco, impulsado entre otros, por sectores de la izquierda no vinculados a las plataformas tradicionales.

Desde nuestra lectura política aplicada a la praxis del trabajo de base, la organización desde abajo, la inserción social y la solidaridad efectiva, alimentados por un profundo espíritu revolucionario antiestatal y anticapitalista, hemos optado por hacer un enérgico llamado a la abstención activa frente al momento coyuntural que vive el país. Desconfiamos en que los cambios de fondo que necesita el actual sistema de vida se puedan conseguir por medio de las urnas, tanto por el virtual peso en la balanza en términos de correlación de fuerzas y que ilusamente pretende generar cambios para las clases explotadas por medio las instituciones burguesas, así como por nuestra visión critica frente al principio mismo de la representatividad y la profesionalización de la gestión de nuestros territorios y comunidades.

Imagen

Partiendo de nuestra posición revolucionaria antiparlamentaria, extendemos la crítica a los programas de la izquierda colombiana que se cristalizaron en diferentes plataformas electorales, y que con algunos de ellos nos hemos venido encontrando en el trabajo mismo, reconociéndolas como valiosas compañeras de lucha y estando dispuestas a construir unidad en base a acuerdos mínimos que sirvan para potenciar la fuerza social no solo del movimiento estudiantil, sino de los diversos sectores desposeídos en su conjunto. Muchos de estos programas se han venido construyendo a partir de una estrategia que reconoce el escenario parlamentario como espacio de batalla o bien, por una posición táctica de mera visibilización de agendas políticas, en ambos escenarios, no se encauza el verdadero potencial transformador de quienes luchan desde abajo de manera local en las calles, barrios y campos, creyendo en el sofisma que plantea la posibilidad de generar cambios reales y duraderos desde arriba ignorando las dinámicas propias de los diversos sectores sociales.

Nuestra apuesta estratégica además de recoger la bandera de la abstención activa se plantea crear, construir y fortalecer los espacios de autoorganización de las estudiantes, las campesinas, las trabajadoras, y en general, de todas aquellas que han sido históricamente oprimidas en el país, la región y el mundo entero. Todas nuestras fuerzas están encaminadas a forjar desde la militancia comprometida un trabajo de base constante con vocación revolucionaria, autónoma, clasista, multisectorial y libertaria, que se plantea la autogestión de nuestras vidas y territorios. Las conquistas materiales y políticas inmediatas que necesitamos se ganan en las calles mediante la presión social de las movilizaciones y el empoderamiento de quienes sufren directamente las consecuencias de un sistema realmente injusto e inequitativo, al igual que las que hoy ya se han ganado deben ser defendidas al calor de la lucha, avanzando en términos de cohesión, organización y conciencia de clase ampliando la perspectiva cada vez más, para ello, es necesario redefinir el concepto de unidad históricamente ligado a los escenarios pre-electorales, transformándolo en una condición necesaria para que los múltiples sectores explotados se alcen a su emancipación rompiendo los paradigmas que le ha impuesto la lógica estatal, y por tanto, dentro del marco burgués.

La abstención activa, por una inserción real y constante en las luchas sociales con un posicionamiento libertario revolucionario: esa es nuestra apuesta para la coyuntura electoral que vive el país y se dará cita a las urnas en un primer momento este domingo 9 de Marzo.

¡Arriba las que luchan!

Grupo Estudiantil Anarquista – GeA
Marzo 2014

Anuncios

Un comentario el “DECLARACIÓN DEL GRUPO ESTUDIANTIL ANARQUISTA FRENTE A LA COYUNTURA ELECTORAL

  1. […] 1https://grupoestudiantilanarquista.wordpress.com/2014/03/09/declaracion-del-grupo-estudiantil-anarqu… […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: