Deja un comentario

Análisis y propuestas libertarias entorno al conflicto, la paz y la convivencia dentro de la Universidad Pedagógica Nacional.

“Supremo derecho de los instantes supremos es la rebeldía. Sin ella, la humanidad andaría perdida aún en aquel lejano crepúsculo que la Historia llama la Edad de la Piedra, sin ella la inteligencia humana hace tiempo que habría naufragado en el lodo de los dogmas; sin ella, los pueblos vivirían aún de rodillas ante los principios del derecho divino; sin ella, esta América hermosa continuaría durmiendo bajo la protección del misterioso océano; sin ella, los hombres verían aun perfilarse los recios contornos de esa afrenta humana que se llamó la Bastilla” Ricardo Flórez Magón

Nosotras somos el Grupo Estudiantil Anarquista, venimos teniendo presencia en La Universidad Pedagógica Nacional hace aproximadamente tres años. El GeA por sus siglas lo conformas estudiantes que tenemos como horizonte el anarquismo social y organizado que es una de las múltiples líneas de acción que ofrece el anarquismo. Lamentablemente hemos sido señaladas por varios sectores de la universidad que por su desconocimiento frente a este tipo de diferenciaciones nos achacan la responsabilidad de anarquistas que toman otro horizonte y formas de accionar. Nuestro espacio de acción directa es la dinamización del trabajo de base, la construcción en comunidad de una vida digna, el generar espacios de discusión política y el apoyo en todo momento a las luchas locales que tiene esta universidad. Esas somos las anarquistas que hoy buscaremos proponer un sencillo análisis y unas propuestas que creemos se deben poner en discusión, para que sea la comunidad universitaria quien decida en ultimas hacia donde caminaremos.

Consideramos entonces importante, acudir a esa bella y constructiva pedagogía de la pregunta, invitando a todos los que nos hacemos presentes en este espacio a cuestionarnos: sobre ¿Qué academia es pertinente para nuestro país? ¿Qué Educación Superior Publica estamos buscando tener? ¿Qué Universidad Pedagógica necesita la Educación pública en Colombia?

Para ello entonces es importante mirar las consecuencias nefastas que trae el desfinanciar la universidad pública: 1) consecuencia directa de este acto macabro es que se ha perdido la posibilidad de ofrecer una educación de excelencia académica para esa población diferenciada que llega a la universidad. Es necesario reconocer que la población que acude a la Universidad Pedagógica Nacional, en su mayoría corresponde a los estratos 1, 2 y 3, esto nos lleva a comprender que por unas condiciones económicas adversas es que un porcentaje muy alto de estudiantes decide desertar de sus carreras.

Para esto, proponemos la urgencia de crear un verdadero sistema de bienestar universitario que tenga políticas nutricionales, políticas de vivienda y subsidios. Un Estudio de la Universidad Nacional en el 2012 demuestra que si los y las estudiantes poseen un mínimo de condiciones básicas, rinden en su espacio académico y disminuye de manera 10425065_1495200127425626_5535493481126834972_ndrástica la deserción.

La segunda consecuencia directa es la precaria condición en la que nuestros maestros trabajan al interior de nuestro claustro. Necesitamos destruir la lógica de los profesores catedráticos y ocasionales, que no tienen tiempo para preparar sus clases debido a la urgencia por conseguir recursos económicos que les permita sobrevivir.

Exigimos la dignidad, pero no la practicamos desde nuestra universidad. Hay que eliminar esa figura de profesos taxímetro que nos ha impuesto el Ministerio de Educación Nacional y diferentes organismos internacionales. Debemos rescatar una docencia desde aquí y ahora que reflexione desde sus saberes múltiples frente a la sociedad, el país y reflexionen sobre la creación y recreación del conocimiento. Es decir formulamos, tener tiempo para construir conocimiento entre educadores y estudiantes, de forma colectiva, con esto fortalecer los espacios curriculares y los extracurriculares.

En la lógica de la autofinanciación que nos toca afrontar hoy debemos eliminar programas que vulneran la esencia de la universidad, por lo cual exigimos en este día que nos alejemos de ofertar cursos para profesores no licenciados, ya que esta figura también ha puesto en detrimento la labor docente a niveles lamentables.

La tercera consecuencia es sin duda alguna el alto índice de confrontación que presenta nuestra universidad, desde múltiples formas de violencia que no solo se restringen a un tropel sino también a la forma perversa en que en varios departamentos entre esos Ciencia y Tecnología donde siguen tratando la beligerancia como un crimen y al estudiante que vende los tintos para sobrevivir como un pillo, abriendo procesos disciplinarios que destruyen las posibilidades de construir no solo academia sino propuestas de sociedad para la vida digna. También la violencia ejercida por el cuerpo de vigilancia de esta universidad que no se ha abierto a este momento de dialogo, que sigue siendo quien delimita el acceso de las personas a la universidad, pero no propone alternativas para destruir el microtrafico que ya privatizo un espacio y lo declaró al unísono de sus amenazas como un territorio intransitable para el resto de nosotras.

Para superar esta violencia proponemos darle solución a múltiples problemáticas que venimos desde años debatiendo, no se supera la violencia prohibiendo los tropeles, esta es superada en la medida en que construimos un espacio digno para todos y todas, en los que nos re pensamos nuestra ética como educadores y como seres humanos, como por ejemplo la constitución del consejo de la licenciatura en Ciencias Sociales donde hemos tenido una fuerte incidencia gracias al esfuerzo mancomunado y apoyo mutuo entre nuetras compañeras, y la participación en el consejo de Ciencia y Tecnología en las que construimos educación que proponga interpelar políticas publicas nocivas como la 2034, y políticas privadas como las promulgadas por la Fundación Compartir, en su documento titulado “ Hacia la Excelencia Docente”, que pisotea nuestro saber pedagógico a la hora de educar y menosprecia nuestra labor como constructores de conocimiento, llevándonos a altos índices de competencia entre nosotros.

Un ejemplo claro de estás dos políticas es que el terrible caso de nuestras compañeras de lenguas que fueron descalificadas del concurso docente porque su título no poseía las características exigidas por quienes estaban haciendo dicha calificación, entre los que hacían parte evaluadores de la Universidad de la Sabana.

Frente a la dignidad de nuestra labor exigimos un posicionamiento claro de la administración ante este tipo de políticas nocivas y ante el CESU, organismo que es el principal promotor de las necesidades del gobierno nacional, carente de un posicionamiento critico en lo que respecta al carácter de nuestra universidad.

Un problema que se le suma esta des-financiación es que nuestra universidad se ha ido concentrado en una toma de decisiones que se ha ido alejando de la comunidad universitaria ( organizaciones y representantes) por lo cual se ha visto en detrimento la posibilidad de buscar que las diferentes formas de pensamiento se reúnan en torno a un gobierno universitario (participación directa, por facultades y departamentos, que compongan de manera autónoma y con mecanismos de participación cualificados).

Cuando buscamos tener cambios y consensos en medio de la institucionalidad que nos rige desde hace décadas en la universidad, nos vemos ante un beneficio intencional de las directivas de turno y no teniendo un carácter de lo público de larga duración.

Afirmar por un lado que se está de acuerdo con construir gobierno universitario,10407086_1495199904092315_6632534156501175093_n con las vías amplias de participación y por otro lado respaldar la presencia mayoritaria de representantes designados con criterios que responden necesidades políticas del gobierno nacional, en el Consejo superior es una contradicción mayúscula. Y más contradictorio resulta que este grupo reducido grupo de escogidos es quienes en últimas escogen a la directiva de la universidad, es decir se es elegido en tanto sea funcional a la política de turno.

Donde la universidad pierde su rol en la sociedad en tanto se subordina a la política nacional Lo cual anula de tajo la autonomía universitaria, en líneas generales, la universidad vive en un ámbito autoritario que no se nos puede olvidar, solo porque una persona de nuestros afectos haya logrado llegar a la rectoría. En este sentido invitamos a construir espacios amplios y horizontales por fuera de esta institucionalidad en crisis.

Señalamos que debatir sobre estos temas es algo bellísimo pues caminamos a realizar un verdadero dialogo por una justicia social. Las anarquistas ofrecemos nuestras ideas y nuestros brazos para construir Universidad. Finalmente, extendemos nuevamente la invitación a ser partícipes en la construcción de espacios amplios de discusión como los consejos estudiantiles, las diferentes asambleas y espacios que surgen a partir de las diferentes coyunturas que se nos presenten para poder pensar la universidad de forma estructural.

Arriba las que Luchan!

Grupo Estudiantil Anarquista

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: