1 comentario

¡A Humanas no la dejamos caer!

Humanas

La histórica – y ahora crítica- Facultad de Ciencias Humanas se nos está derrumbando, el déficit presupuestal de más de 7mil millones nos ha dejado sin más de la mitad de las profesoras que necesitamos para que nuestras clases se desarrollen cómo medianamente debería ser, las salidas de campo que nos permiten cómo humanistas acercarnos a la realidad concreta de lo que teorizamos en las aulas ya están siendo limitadas y se limitaran aún más. Con la inminente crisis, los departamentos de la facultad se han estado movilizando, generando acciones de visibilización y exigencia que, aunque han salido de iniciativas discutidas en las asambleas realizadas en cada uno de ellos, no han contado con una participación relevante teniendo en cuenta el número de personas de la facultad y la gravedad de las problemáticas que representan.

Hace algunos días la asamblea de facultad, la cual tuvo una acogida bastante grande dentro de las estudiantes y profesoras, se pronunció frente a estas situaciones al igual que el decano de la facultad, el señor Ricardo Sánchez, quien manifestó que a través de unos rubros girados por la sede y un prestamos hecho por la facultad de Derecho y Ciencias Políticas, Humanas tiene presupuesto para funcionar durante los dos primeros meses del calendario académico. Con esto calmó los ánimos de las estudiantes y profesoras que han sido perjudicadas por la falta de presupuesto o que sencillamente comparten (y no podría ser de otro modo) la preocupación por la crisis. En pocas palabras, dando pañitos de aguas tibias a la gravedad del asunto.

Sin embargo, y es aquí en donde queremos ser enfáticas con este comunicado, nada nos asegura que durante estos dos meses podamos conseguir el dinero para funcionar los otros dos meses restantes de clases. De igual forma con este préstamo, que al parecer es una salida a las problemáticas de funcionamiento, ahondamos aún más en la deuda que tenemos cómo facultad junto con otras de la sede, lo que nos lleva a asegurar sin vacilaciones que esta no es la solución a una crisis que exige una reforma total del manejo, no sólo de los recursos, sino también de la forma cómo se toman las decisiones sobre lo que la comunidad educativa en su conjunto debería decidir, por ser las directas implicadas. Pañitos de agua tibia quiere dar la administración para la desmovilización de la comunidad educativa.

Así mismo la tan anhelada respuesta ante la situación que muchas esperaban desde la rectoría, principal representante legal de la universidad, ha sido que este es un problema que le compete exclusivamente a la facultad resolver. Mientras esto sucede, se sigue invirtiendo en la seguridad -entiéndase seguritización-, porque se cree que el principal problema de la universidad es la falta de vigilancia y la sobre-construcción desmedida de edificios de talla mundial, cuando no sólo humanas sino Medicina y Artes, entre otras facultades, no tienen presupuesto para funcionar, o miles de estudiantes tienen que desertar de sus estudios por no contar con un bienestar que les asegure su estadía.

Es necesario anotar que así consigamos el dinero para funcionar este semestre la crisis seguirá latente, porque cómo ya lo comentamos, la forma de conseguir recursos -en esto ha sido muy reiterativa la administración- es endeudándonos más y más, cayendo en ese juego del gobierno de las deudas. Esto no puede ser otra cosa que una crisis coyuntural que ilustra la crisis estructural de una educación neoliberal al servicio del capital, donde nuestra querida nacho no es más que una empresa pidiendo “prestamos” para que no tenga que declararse bancarrota muchas de sus facultades, no sin antes atender estas deudas a posterior con una alta tasa de interés, no solo monetaria, sino de dignidad.

El llamado es a que atendamos la situación de emergencia que se está desarrollando en este momento, no solo a nivel de facultad sino en la sede, y no sobra anotar, en su conjunto nacional, cómo es el caso del déficit presupuestal en la sede Palmira, donde las estudiantes están llevando a cabo una admirable labor de movilización y asamblea permanente.

No podemos seguir en clases naturalizando una situación que si no se atiende nos va a dejar con créditos perdidos, acreditaciones negadas en muchos departamentos, eliminación de un mínimo bienestar universitario que todas cómo comunidad educativa estamos en el derecho de tener, perdida de las salidas de campo características de nuestra labor humanista, mayor endeudamiento que se reproducirá en el alza de cobros académicos y muchas otras consecuencias.

La Universidad Nacional de Colombia necesita que su comunidad educativa (estudiantes, profesoras y trabajadoras) se apropie de sus problemáticas y se construya en torno a sus soluciones. Radicalicemos las movilizaciones, es decir, ataquemos las raíces de los problemas, y por medio de mecanismos de presión contundentes hagamos sentir nuestra inconformidad y nuestra visión de universidad que nadie más que nosotras mismas podemos generar.

A generar movilización constante y contundente:

¡A Humanas no la dejaremos caer!

¡Arriba las que luchan!

Grupo Estudiantil Anarquista – Universidad Nacional

Marzo de 2015

 

Anuncios

Un comentario el “¡A Humanas no la dejamos caer!

  1. A Generar movilización… difundan esto por Facebook!. gracias por compartir

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: