Deja un comentario

Carta a Felix Mauricio y otros corazones ingobernables

11141186_10154063331509148_4839598083468079705_n

Mi triunfo sera el vuestro
Mi lucha es eterna,
aunque soy del ayer,
mi solidaridad con quien sufre.1

Es difícil encontrar las palabras indicadas con las que se pueda expresar con fidelidad los sentimientos encontrados que nos dejan los últimos acontecimientos que han golpeado al movimiento social en Colombia. Rabia e indignación circulan por nuestras venas desde el momento en el que Felix Mauricio y lxs demás compañerxs fueron vilmente apresadxs y expuestxs ante el paredón de la opinión pública como parte de la ya clásica y sucia estratagema del establecimiento: enlodar a quienes luchan por una sociedad distinta mientras lxs verdaderxs responsables de nuestro actual estado de guerra e injusticia continúan cínicamente desangrando al país.

Fácilmente podríamos recurrir a las dicientes cifras en relación a la situación de lxs presxs políticxs en Colombia para referirnos a este nuevo caso de falsos positivos judiciales que a todas luces evidencian que nos encontramos aún lejísimos de estar en esa panacea pintoresca ampliamente difundida por los medios de desinformación masiva llamada “posconflicto”. No obstante, creemos que las cifras por si solas deshumanizan y contribuyen a naturalizar algo que debería ser rechazado por el grueso de la sociedad al unisono: pensar diferente no puede ser un delito.

Desafortunadamente, en el país del “sagrado corazón” vivimos en una tragicomedia permanente en la que el absurdo y la tiranía se funden en una sola creando una amalgama digna de las mejores producciones literarias. En efecto, todo el circo mediático extendido alrededor de Felix y lxs demás compañerxs nos remite por una parte a el incompetente cuerpo policial que se vale de las más deplorables tácticas con tal de figurar bien ante la opinión pública retratado magistralmente por Dario Fo en su obra “muerte accidental de un anarquista”, y por otra, ese Estado coercitivo descrito por Juan Manuel Roca en “Esa maldita costumbre de morir” en el que quienes ostentan el poder buscan despojar a las personas de su capacidad de recordar, ser, y transformarse, mediante la usurpación de los espejos como representación metafórica de la memoria y la identidad.

Es en medio de estas negras tormentas y nubes oscuras parafraseando algún himno anarquista de antaño que escribimos estas líneas como un acto de acompañamiento para quienes hoy se encuentran privadxs de su libertad esperando que las palabras logren transmitir el calor de la camaradería que no claudica ante los barrotes y grilletes para infortunio de la caterva reaccionaria que hoy se regocija con el dolor de familias y compañerxs que sólo esperan estar nuevamente con lxs suyxs para seguir en las escuelas, barriadas y lugares de trabajo, desatando esas pequeñas acciones cargadas de amor y un profundo sentido humanista por una sociedad en la que se pueda vivir fraternal y dignamente.

Felix Mauricio y demás compañerxs, lo de este momento es sólo un episodio que en vez de hundirlxs es una oportunidad para sacar lo mejor que hay dentro de ustedes, sabemos de antemano, que la voluntad luchadora e inquebrantable que albergan en sus ingobernables corazones es lo suficientemente robusta para enfrentar los obstáculos presentes y venideros. Por nuestra parte, pueden sentirse tranquilxs y acompañadxs porque somos muchxs los que le continuamos gritando al país que NO ESTAMOS TODXS, FALTAN LXS PRESXS . No vamos a desfallecer en nuestra tarea hasta que nos podamos estrechar nuevamente en libertad.

A las distintas individualidades y colectividades anarquistas, libertarias y afines, las invitamos a promover una campaña nacional e internacional en solidaridad con Felix Mauricio y todas las compas detenidas mediante escritos, producciones audiovisuales, piezas gráficas, y en general, todas aquellas iniciativas que contribuyan a romper el cerco represivo que busca ceñirse sobre el movimiento social.

Es la solidaridad material indispensable para tejer las rebeldías por un mundo mejor.

Y que se oiga una vez más : ¡ABAJO LOS MUROS DE LAS PRISIONES!

Grupo Estudiantil Anarquista (GeA)

1 Fragmento de José Antúnez Becerra, compañero retenido en las cárceles españolas.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: