Inicio

Juntando rabias – Juntando fuerzas

WhatsApp Image 2019-04-09 at 5.17.28 PM

El momento político se presta para dar pasos gigantes en pro de articular procesos que compartan puntos en común. El sector rural ya ha venido haciendo lo suyo, procesos agrarios han construido programas intersectoriales en defensa del territorio y la vida digna. Sin embargo, en los últimos meses la situación del campo colombiano ha sido blanco de la arremetida estatal y paramilitar que viene arrasando con las alternativas de vida que se ha venido construyendo desde las comunidades.

El segundo semestre del año anterior, recién llegado a la presidencia Iván Duque, el movimiento estudiantil logró romper un reflujo de siete años, al proponer una agenda de exigencias y propuestas de acuerdo a las problemáticas de la educación superior en general (y pública en específico). Pese a la consolidación -que duró aproximadamente tres meses-, los acuerdos (que aún no se han visto de manera clara) cumplieron también el objetivo de bajar los ánimos del ancho del movimiento estudiantil.

Dos meses después, el suroccidente colombiano saluda el 2019 con la Minga Social por la Defensa de la Vida, el Territorio, la Democracia, la Justicia y la Paz, articulando sectores agrarios y sindicales para la construcción de una agenda en común con exigencias que inician desde lo local y regional hasta lo nacional, recogiendo Procesos, Organizaciones y Gremios de trabajadores, campesinos, indígenas y afrodescendientes. Luego de 27 días de movilización permanente en la vía Panamericana (que por cierto es la única vía comercial internacional para conectar con el sur), el Gobierno Duque logra llegar a acuerdos con la Mesa de la Minga Social.

Así las cosas, ya tenemos un precedente de lo que se puede lograr a movilizar y unificar en vías al Paro Cívico Nacional, que ya comprende exigencias de carácter urbano como rural. La madurez de las organizaciones sociales y populares saldrá a relucir en un escenario de construcción amplio, capaz de construir programas de corto, mediano y largo plazo. Es decir, el Paro Cívico del próximo 25 de abril, deberá sacar a flote herramientas y estrategias para una serie de movilizaciones y agendas que hagan volver a encender la chispa de esperanza en las explotadas de la geografía nacional -y obvio, del mundo entero-, donde mundos nuevos sean posibles gracias a la autonomía de los pueblos, mediante la acción directa y la movilización social. Sin embargo, habrá que preguntarse por el papel y el trabajo de nosotras las libertarias en la construcción de estos mundos en un corto y mediano plazo con trabajo de base en barrios, campos y universidades. ¿Cómo nos proyectaremos para los próximos meses? ¿Qué plan u hoja de trabajo podremos construir desde nuestras afinidades y puntos en común?

Esperamos que en el 25 de abril se cierren vías, pero se abran caminos de muchos colores y alegrías, siendo base para la construcción de la dignidad y autonomía en nuestros espacios de confluencia, prestos a construir escenarios de movilización y propuestas de cara a unas nuevas elecciones regionales que tendrán lugar en el mes octubre, donde el panorama y las condiciones de miseria de las explotadas no mejorarán con una nueva persona en los poderes locales o regionales.

Desde el sur de Colombia y por toda la geografía nacional
Se combate y resiste
En la Minga y el Paro Cívico Nacional

¡Arriba las que luchan!

 

Grupo Estudiantil Anarquista
Abril de 2019

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s