Declaración VI Asamblea del GeA // Enero 2015

10846438_487378008069998_5295092025230233322_n

En el primer mes del año en curso, convocadas las necesidad de realizar una lectura constante que define nuestra actuación dentro del movimiento estudiantil y dentro de nuestras apuestas de llevar la enseñanza y el aprendizaje mas allá de las fronteras impuestas por la educación formal, nos encontramos cómo militantes del Grupo Estudiantil Anarquista para evaluar nuestro accionar en el semestre que pasó, en la actividad política desde nuestra fundación y discutir sobre nuestras proyecciones en el semestre que ya está transcurriendo, definiendo nuestras apuestas políticas a desarrollar en él.

Conscientes del contexto local, colombiano e internacional y del papel de la educación en estos niveles, reconocemos las principales problemáticas por las que pasan los movimientos sociales y el estudiantil, y recogiéndolas dentro del programa que se desarrolla desde el gobierno nacional para sus propios intereses que se expresan en un modelo educativo retardante y controlador, y bajo la necesidad de actualizar nuestros postulados cómo grupo estudiantil, declaramos:

  1. El Grupo Estudiantil Anarquista, cómo una organización político-social amplia de carácter anarquista, busca trascender los espacios de educación formal cómo únicos generadores de conocimiento, apostándole a la transformación de las formas de desarrollar la educación en todos los espacios donde somos participes, dinamizando desde las practicas cotidianas los principios de una educación alternativa como apuesta de la organización, para lo cual abre escenarios y construye con organizaciones hermanas que le permitan ahondar en la realización de dichas apuestas.

  1. El GeA ratifica cómo su principal apuesta el campo estudiantil y todos los espacios educativos, siendo nuestro principal escenario el trabajo local desde las bases a partir los concejos estudiantiles. Conscientes de que cómo actores sociales somos personas que se desarrollan dentro las dinámicas organizativas, abrimos debates, sentamos posturas y construimos con la otra y no en lugar de ella, por tal motivo y partiendo de la critica de que el concepto de trabajo de base es tomado generalmente cómo retorica política, pensamos en encontrarnos en su realización material, en espacios de formación que nos permitan clarificar dicha apuesta y generar el camino para desarrollarla.

  1. Partiendo siempre de la autoevaluación de nuestras estrategias de ejecución del trabajo en los escenarios donde nos desarrollamos, y reflexionando en torno a nuestro que hacer más allá de las universidades, hemos determinado por iniciativa de compañeras ya graduadas y con el apoyo de la organización la creación de la célula de egresadas, quienes han de encargarse del desarrollo de nuestras apuestas en torno a la educación popular en escenarios alternos a la universidad cómo son los barrios, los colegios y otros similares, en donde consideramos que se genera una pedagogía en contacto con los territorios concretos, donde a partir de la solución colectiva de las problemáticas comunes se construye en conjunto a partir de la interacción social y política de las involucradas.

  1. Reafirmamos nuestra apuesta participativa de forma dinámica en los diferentes escenarios que se presenten de construcción colectiva, buscando que se desarrollen de la forma más horizontal posible, donde cada una pueda aportar sus inquietudes, perspectivas y propuestas en torno a la solución de problemáticas comunes y a la articulación de iniciativas que permitan generar movilización y organización, en lo posible, a partir de acciones consensuadas por todas las involucradas que deseen participar, apostándole siempre a que a través de la discusión estos puedan generarse de forma mucho más amplia, y que de ellos salgan acciones concretas que nos permitan articularnos en la acción.

  1. Seguiremos desarrollando nuestros espacios estudiantiles, tanto con temáticas actuales que nos permitan conocer lo que otras personas piensan respecto a la coyuntura y proponer posturas frente a ella, así cómo en relación al anarquismo, que nos permita difundir la idea de una forma no dogmática sino pensándola dentro del dialogo de saberes. Buscamos además que los planteamientos generados en estos espacios nos ayuden a repensarnos cómo personas y actores dentro de una construcción colectiva, con el fin de generar nuevos procesos para avanzar hacia la emancipación de las oprimidas.

Además, cómo una organización político-social que se desenvuelve en un contexto en medio de diferentes expresiones, partimos de la necesidad de analizar las coyunturas que se generan para tener un panorama de acción y decisión mucho más amplio y objetivo. De esta forma en términos de análisis de contexto y coyuntura, reconocemos que:

  1. Con la radicación del primer documento sobre el acuerdo 2034 por parte del gobierno, se debe abrir y debe estar latente, no solo en las universidades sino en todos los sectores colombianos, la discusión sobre las apuestas del Estado que cada vez se muestran de forma más clara sobre el horizonte de las universidades, que cómo bien lo expone el documento busca la generación de una educación al servicio del anhelado avance de la economía neoliberal, supeditando su financiación a sectores empresariales que la encaminan en vías de una inminente privatización, donde actualmente sólo un 20 por ciento de los recursos que reciben las universidades provienen del erario público, llevando esto a la perdida de autonomía por parte de la comunidad académica. Así mismo debemos clarificar la forma en la que se desarrolla la construcción dicha política pública, en donde la participación de las principales implicadas en las decisiones tomadas son totalmente excluidas de todo proceso real de discusión e incidencia.

  2. El gobierno, en medio de los diálogos de paz, le sigue apostando a la construcción de un país para la paz, convencido de que firmados los diálogos el país entrará en una fase de reconciliación, lo que para él significa el apaciguamiento de cualquier manifestación social en desacuerdo con sus políticas instauradas y por instaurar. Mientras avanzan las conversaciones con las FARC-EP en La Habana y es cada vez más visible la exploración de una nueva mesa de diálogos con el ELN, se ha venido agudizando la persecución al movimiento social: amenazas y asesinatos a varias militantes, así como la criminalizaron del pensamiento critico, dejan bastante claro la clase de reconciliación a la que le apuesta el Estado nacional y sus dirigentes. Es necesario aclarar que cómo organización no creemos que la paz se dé con el fin del conflicto armado, que es sólo una expresión del conflicto social en el que se enmarca el país, ni que el camino para su construcción deba tener como principal reivindicación la participación política electoral, sino que debe darse a partir de la agudización de la movilización y con la construcción autónoma y horizontal de cada sector y territorialidad.

Para finalizar reconocemos cómo organización anarquista la falta de análisis y producción teórica de ciertas temáticas desde una perspectiva antiautoritaria, por tal motivo queremos, a partir de espacios de reflexión y discusión, generar una formación constante que nos permita traer a contexto postulados de nuestra perspectiva y generar producción teórico-practica que le aporte al movimiento una continuidad en el desarrollo de su idea y de su accionar, para caminar con paso fuerte hacia una revolución social.

¡Arriba lxs que luchan!

Grupo Estudiantil Anarquista – GeA

Marzo 2015

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: